INSPIRACIÓN

En este apartado os hablaremos de como trabajan las diferentes tribus que realizan nuestras artesanías, sus métodos de trabajo, costumbres e inquietudes...

   

WAYÚU

Los Wayúu son un pueblo indígena que habita la península de la Guajira, la parte mas nororiental de Colombia limítrofe con Venezuela. De estructura matriarcal, se ha adaptado a las inclemencias climatológicas del desierto ubicado frente al mar Caribe.

Los Wayúu conservan celosamente sus tradiciones culturales, entre ellas, el oficio de la tejeduría.

       Artesanas Wayuu

Dentro de la comunidad el hombre se dedica a la agricultura y ganadería y la mujer al tejido de chinchorros, hamacas para dormir, mantas de colores...

Las mochilas son la máxima expresión del tejido Wayúu y fácilmente reconocibles por sus diseños y colores; elaboradas en crochet (técnica introducida por los españoles a principios del siglo XX), pueden llegar a tardar aproximadamente 20 días para terminarla.
Los tejidos Wayuu expresan la vida y sentimientos de quién las realiza, así, la observación de sus innumerables diseños nos permite conocer el espíritu que guía su acción y pensamiento.

                  Artesana tejiendo Wayuu

Existen varias clases de mochilas a las que los Wayuu dan diferentes usos, pero la mochila, Susu o ‘lo que camina con uno’, es la que utilizan a diario. Realizada con fibra de maguey o algodón es una mochila de tamaño mediano que cargan los Wayúu a donde quiera que van. En ella guardan objetos de uso personal, elementos de trabajo, dinero o los ovillos de la mochila que están tejiendo las mujeres.
Los diseños geométricos están basados en la naturaleza y hacen referencia a su vida cotidiana. “Kaanás” significa “arte de tejer dibujo” y es una técnica ancestral que se remonta al período precolombino. Los motivos tradicionales de los Kaanás son utilizados por los Wayuu para crear figuras de gran simbolismo, entre ellos destacan los caparazones de tortugas, constelaciones estelares, huella de caballo, ojo de pez...

                     diseños wayuu

 

EMBERA

Los Citará Emberás viven en el departamento del Chocó, al occidente de Colombia, al pie de la Serranía del Baudó, y desde el río Saija, en el departamento del Cauca, hasta los ríos Tuirá y Sambú, ya en territorio panameño.

También se les conoce como ‘cholos’. Vienen a ser aproximadamente 20.000 en total, de los cuales unos 5.000 viven en Panamá, igual que los Epena Pedee.

                

Embera

Su idioma pertenece a la familia lingüística del Chocó. Su economía se basa en el cultivo de diferentes variedades de palma, así como el plátano, yuca, maíz de diferentes clases, etc.

Los Embera, hábiles en la caza, son expertos en obtener venenos que llaman “pakurú-niaara”, (vegetal ), y otro que exuda una rana del bosque con los que envenenan los extremos de las flechas que disparan con sus cerbatanas. … para pescar utilizan nasas, redes, arpones con los que pescan tortugas, camarones, mojarras, etc.

La vestimenta de los Emberá es particular, a través de las prendas y particularmente de sus accesorios, cuentan historias. Con dientes de mono, huesos y semillas realizaban collares, pulseras y apliques, que fueron suplantando con chaquiras , abalorios de fibra de vidrio en colores vivos.

Hay chaquiras creadas para el matrimonio, el nacimiento o un entierro. En los niños se colocan collares negros y rojos y pulseras en la pierna izquierda para el mal de ojos, que deben estar bendecidos para que surtan efecto. Los jóvenes usan pulseras en el brazo derecho si son solteros y en el izquierdo si están comprometidos. Las madres les enseñan a las hijas de generación en generación, las técnicas, el significado de cada color, de los signos y los dibujos, dejando a través del tejido el legado cultural.

           embera

La pieza más apreciada es el Okama, collar de alto contenido simbólico y uso exclusivamente femenino. Los varones usan el Otapa, un collar rectangular.

Okama ("Camino que recorre el cuello"), es un collar que concede distinción a la mujer que lo porta, contando su historia y rol en la comunidad.

Las niñas los usan pequeños, y las mujeres grandes en relación a lo que han vivido. Siempre tratan de usar colores vivos en sus vestuarios, collares largos, flores para el cabello y se pintan el rostro y el pecho con dibujos geométricos, rayas paralelas o colores corridos, prefiriendo el negro, rojo, azul y amarillo.

Actualmente, la comercialización de collares, pulseras, pecheras, correas, aretes, e incluso bolsos realizados con chaquiras, es un recurso económico para la comunidad.

                                                  Embera

                                                                              


En Ipuana Barcelona ofrecemos productos artesanales únicos y exclusivos a un precio justo